Cuidados especiales para el cabello con químicos.

Hoy en día, en todo el mundo, es normal, que tanto hombres como mujeres al verse en el espejo tengan la voluntad de cambiar el aspecto del cabello. Varias fórmulas se utilizan para este cambio: cortes, tintes, alisados, permanentes, etc.

Sin embargo, esta transformación, que en un inicio es tan maravillosa, acaba provocando serios daños al cabello, tornándolos rebeldes, secos, quebradizos, sin brillo y sin vida.

 

Pero ¿qué hacemos entonces, para aprovechar al máximo todas las cualidades de los procesos químicos para conservar la salud de la belleza del cabello?

Cualquier proceso químico altera la estructura del cabello, dejándolo más sensible. Por lo tanto, después de la tinturar, alisar o hacer permanente, los cuidados deben ser intensificados.

La estructura de un cabello se compone de tres capas: la cutícula, corteza (Córtex) y médula.

 

Los procesos químicos llegan a la corteza y la cutícula, tornando el cabello débil, sin vida, sin brillo y con escamas abiertas.

Por lo general, los métodos de alisado y permanente son básicamente los mismos, pero las tinturas se pueden realizar por diferentes tipos de procesos.

 

Veamos entonces un poco de aspectos positivos y negativos de algunos de estos procesos, antes de elegir cuál usar.

 

- Shampoo o lociones tonalizantes: son menos agresivas, pero no son totalmente inofensivas. Tienen agresividad menor ya que no requieren decoloración previa, pero el color dura menos y requiere de uso más frecuente.

 

- Crema Colorante: es un proceso muy agresivo, ya que requiere que el cabello se decolore con productos que tienen amoniaco en su fórmula. El amoniaco obstruye el pelo, haciendo que se pierda el brillo, elasticidad y aceites naturales. Esto acaba por favorecer la aparición de puntas abiertas y la sequedad. Por otra parte, este proceso dura más tiempo y la frecuencia de teñido es menor.

 

- Henna: Un producto natural, pero tiene una sustancia llamada serotonina, que provoca sequedad en el cabello.

 

Para evitar el daño que los químicos pueden causar en el cabello, es imprescindible un tratamiento con cremas y shampoo específicos para cabellos con químicos, a base de aminoácidos de seda, por ejemplo.

 

Además, se debe utilizar un re acondicionador para cabellos frágiles, a base de hierbas como jaborandi o confrey y hacer hidratación una o dos veces por semana con productos a base de aceites naturales como macadamia. Esta hidratación va a devolver la oleosidad, humectación y brillo de los cabellos.

Es bueno usar reparadores de puntas, hechos con silicona, para evitar la aparición de puntas abiertas.

 

Quien tiene el pelo largo, tiene una probabilidad mucho mayor de sequedad, ya que la humectación de los cabellos se realiza por la grasa natural producida por las glándulas sebáceas que se depositan en el cuero cabelludo y se extiende a través del cabello. Por lo tanto, la grasa se reducirá a lo largo de la longitud del cabello. Cuanto más largo, menor será la cantidad de grasa que se recibe en la punta.

 

Con demasiada frecuencia, las personas con pelo largo, presentan un cuero cabelludo grasoso y puntas resecas, sobre todo después de los procesos químicos (tintes, alisado o permanente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>